Mapa
Entrada - Sortida

Persones:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

36 Alojamientos en El Maresme

Más relevantes primero
  • Calendari actualitzat
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones

1 - 20 de 36 allotjaments rurals

El Maresme, “la esencia en tarro pequeño se vende”

El Maresme es una de las siete comarcas más pequeñas de Cataluña, pero tiene mucho encanto y está muy bien compactado. Como su población, por lo de ser la cuarta comarca catalana más poblada.

Los maresmencs se reparten por una treintena de municipios, entre los casi 700 habitantes de Òrrius y los más de 125.000 de Mataró, su capital. Y andan muy bien encajados entre la cordillera Litoral y el mar Mediterráneo, y entre los dominios comarcales de Barcelona y la Costa Brava.

Si llegas en avión, el aeropuerto de Barcelona-el Prat te quedará a 45 minutos de Mataró y el de Girona-Costa Brava, a 50 minutos. Podrás hacer el resto del trayecto en autobús o en tren (línea R1 de la costa). Para llegar en coche desde Barcelona, te acompañarán las vías C-31 y C-32 o N-II. Y, desde Girona, la N-II o la AP-7 con salida a Hostalric y dirección a Tordera.

Tres parques naturales y una ruta

Hay más de 20.000 hectáreas protegidas de la cordillera Litoral que responden a los nombres de Parque del Montnegre y el Corredor, Parque de la Cordillera de Marina y Parque de la Serralada Litoral. Harán tus delicias dejándote encontrar masías, castillos, iglesias medievales, dólmenes neolíticos, restos de poblados ibéricos, antiguos pozos de hielo, parques de aventura en los árboles…

Y te resultará muy grato subirte por sus paredes escalando o recorrerlos en BTT, a lomos de un asno (valle de Canyamars), andando… Una de sus rutas por antonomasia te llevará hasta el castillo de Burriac, empezando en Argentona (unos 3 kilómetros y 35 minutos) o en Cabrera de Mar (unos 4 kilómetros y 50 minutos). Te premiará con impresionantes vistas al Mediterráneo y a las tierras de interior.

¡Vaya, vaya, aquí sí que hay playa!

Desde la más recogidas de Montgat hasta las más extensas de Mataró. De las pintorescas playas de Sant Pol de Mar (con tres aptas para el nudismo) a playas con Q de calidad como la playa Ocata del Masnou, y la siempre apetecible playa de las Calitas de Santa Susanna.

También rebosan encanto las de Vilassar de Mar y Calella (bien alumbradas por su faro), por sus barquitas de pescadores a primera línea de mar. Al atardecer, cuando va subiendo la marea, las olas se van acercando, juguetonas, invitándolas a una nueva incursión.

Una invitación que te harán extensiva para que te animes a soltarte nadando o yendo a toda vela, haciendo kayak, surf, paddle surf, kitesurf, submarinismo… Aunque si eres algo más de secano siempre te quedarán los paseos descalzo sobre la arena, los torneos de vóley-playa o los carriles para recorrer en bici el perfil marítimo.

Algunas poblaciones que merecen tu atención

  • Argentona. Por sus graciosas fachadas modernistas, su Feria del Cántaro (julio) y su Museu del Càntir.
  • Arenys de Mar. Un bonito momento para visitar su puerto es por la tarde, cuando todas las embarcaciones regresan para vender sus productos en la lonja y van tras de sí multitud de gaviotas, en busca del pescado rechazado.
  • Cabrils. En los 30.000 m² del Arborètum caben todos los ecosistemas catalanes (visita con reserva previa). Y en el mirador de la Cruz de Montcabrer, tota la comarca.
  • Caldes d'Estrac. El Parque de Can Muntanyà conserva la aromática esencia de lo que fue el jardín de la casa de un indiano. Esconde, entre otras sorpresas, una fortificación y los restos de un importante poblado ibérico. El termalismo y la Fundación Palau, con obras de Picasso, son otros motivos para visitar “Caldetes”.
  • Mataró. Por todos sus rincones por descubrir vas a vivir con mucha intensidad las fiestas patronales de Les Santes (julio).
  • Montgat. ¿Quieres ver cómo es una subasta cantada de pescado? Pues acude a la lonja del paseo marítimo, delante del casco antiguo (de lunes a viernes, 13 h).
  • Òrrius. Guarda la curiosa Colección de Iglesias de Cataluña de Joan Cuquet i Castelló, estampadas en unos 3.300 platos de cerámica hechos a mano.
  • Premià de Mar. No te pierdas las restas romanas de Can Farrerons y su fiesta mayor de Pirates i Premianencs (julio).
  • Sant Pol de Mar. Un típico pueblo mediterráneo de calles estrechas y casas blancas y escalonadas.  
  • Vilassar de Mar. Una villa marinera con un fuerte carácter modernista, el Mercado de la Flor y la Planta Ornamental de Cataluña y los Hornos Romanos de la Fornaca.

Del modernismo a Juego de tronos

Por aquí hicieron algunos de sus primeros trabajos los arquitectos catalanes más relevantes de este estilo: Antoni Gaudí (Mataró y Alella), Josep Puig i Cadafalch (Mataró y Argentona) y Lluís Domènech i Montaner (Canet de Mar). Diversas rutas te ayudarán a descubrirlos.

En Canet de Mar tienes que fichar en la Casa Museo Lluís Domènech i Montaner (el mismo que ideó el bello Palau de la Música Catalana de Barcelona). Bajando por la misma calle, con la mirada puesta en el mar (y como mínimo los pies ansiando un buen remojo), te encontrarás con otras creaciones del modernismo.

Aunque hay otra perla, de época medieval y ampliada por el mismo Domènech, muy bien escondida entre sus bosques: el castillo de Santa Florentina, que se mostró tanto por dentro como por fuera en las pantallas de medio mundo con la serie Juego de tronos (visita con reserva previa).

Pesolada y boixets de chocolate

Conjugando sus más afamados ingredientes, salen sabrosos platos como el mar i muntanya, las judías con botifarra de pagès o con panceta de cerdo, el suquet (guiso) de pescado, los estofados con hortalizas propias de la tierra… Y algunos merecen jornadas gastronómicas, como la Pesolada de Caldes d’Estrac (marzo), con los guisantes como protagonistas.

El Maresme más dulce se te presentará con turrón de Babaia o de Sant Pau, boixets de chocolate de Arenys de Munt (en honor a la tradición del encaje de bolillos), coca de Llavaneres, galetes laietanes de Mataró, las golosas masnovines del Masnou, neules (barquillos) con relleno de fresas…

En cuanto a los vinos, los maresmencs lo tienen claro: provienen de Alella. Y más aún si son blancos. Les podrás dar tu visto bueno durante su Fiesta de la Vendimia (septiembre). ¡Pero no te quedes sin visitar sus viñas y bodegas!

 


Las preguntas más frecuentes sobre el turismo rural en El Maresme

💯 ¿Cuáles son los lugares más destacados en El Maresme?

En El Maresme puedes visitar estos lugares y sitios de interés:

🏡 ¿Cuáles son los tipos de casa más buscados en El Maresme?

Los viajeros suelen buscar casas con determinadas características, estos son los requerimientos más solicitados a la hora de buscar una casa en El Maresme:

🤩 ¿Cuáles son los 5 pueblos más buscados en El Maresme?

Los visitantes de El Maresme suelen preferir estos pueblos destacados para la práctica de turismo rural:

💰 ¿Qué precio suele tener una casa rural en El Maresme?

El precio es muy variable según la zona, tipo de casa o fechas en las que viajes. Si generalizamos podemos decir que las casas en El Maresme suelen tener un precio medio variable por persona y noche. No obstante si tienes en cuenta todo el entorno es posible encontrar casas más económicas y también casas de lujo.