Mapa
Entrada - Sortida

Persones:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

12 Cases rurals a Jaca

Más relevantes primero
  • Calendari actualitzat
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones
Atenció excel·lent

Os Ormos

Jaca

(2)

Os Ormos está situada en un entorno privilegiado, a 10 kilómetros de Jaca, donde podrá disfrutar de la naturaleza y real...

Lloguer sencer
2 - 13 persones
8 dormitoris
10 llits
34€ pers./noche

Casa Jaca

Jaca

Todas Actividades de multiaventura y montaña en las proximidades. precios especiales para grupos, familias, despedidas, ...

Lloguer sencer
2 - 37 persones
10 dormitoris
26 llits
25€ pers./noche

Las Navas

Jaca

Las Navas es una casa rural situada en Abay, localidad situada a 7 km. de Jaca, al pié de los Pirineos. La Casa, de re...

Lloguer sencer
1 - 16 persones
6 dormitoris
16 llits
25€ pers./noche

Casa Barosa

Jaca

(4)

Casa Barosa, es una casa de reciente construcción que mantiene el nombre de la casa original. Ha sido catalogada por la ...

Lloguer sencer
2 - 10 persones
4 dormitoris
7 llits
25€ pers./noche

Barosol Casa Rural

Jaca

En Barosol Casa Rural hay dos casas independientes para 1 pareja cada casa. Estas estancias, apartamentos suites de lujo...

Lloguer sencer
2 - 4 persones
2 dormitoris
2 llits
65€ pers./noche

El Rincon de Pirene

Jaca

El Rincon de Pirene se trata de un precioso triplex con buhardilla muy bien situado, para fines de semana, puentes, y se...

Lloguer sencer
6 - 8 persones
6 llits
21€ pers./noche

El Rincón de Oroel

Jaca

La casa, de nueva construcción, respeta los materiales tradicionales de la zona, siendo su estructura de madera y piedra...

Sencer o habitacions
2 - 14 persones
6 dormitoris
13 llits
24€ pers./noche

Casa Otal

Jaca

Casa Otal es el resultado de la rehabilitación integral que fue finalizada en 2018, de uno de los edificios de una tradi...

Lloguer sencer
12 persones
6 dormitoris
9 llits
28€ pers./noche

Casa rural Brisa de Jaca

Jaca

Magnífica y amplia casa rural Brisa de Jaca es un cómodo chalet con jardín y capacidad hasta 12 personas. Ubicada en Ba...

Lloguer sencer
2 - 12 persones
4 dormitoris
8 llits
31€ pers./noche

Rural Badaguas

Jaca

Lloguer sencer
1 - 4 persones
2 dormitoris
4 llits
31€ pers./noche

Casa Rural y Chic

Jaca

(4)
Lloguer sencer
2 - 15 persones
10 dormitoris
12 llits
29€ pers./noche

La Casa del Arco

Jaca

(2)
Per habitacions
1 - 12 persones
6 dormitoris
10 llits
20€ pers./noche

Escapada rural en Jaca, tierra de montañas y vestigios medievales

Uno de los parajes mejor resguardado del Pirineo Aragonés es Jaca. Cuando te acercas a la ciudad, lo primero que llama la atención es su impresionante Ciudadela; una auténtica fortaleza, con su puente levadizo, sus fosos y sus torreones incluidos. Sin embargo, Jaca tiene muchos atractivos, por eso, te presentamos los 7 imperdibles de una ciudad ideal para escaparse y disfrutar de la naturaleza que la rodea. 

1. Tómate una cerveza con vistas a la Catedral de San Pedro

Bastante cerca de la ciudadela se encuentra la Catedral de San Pedro de Jaca. Una de sus principales particularidades es que es la primera catedral románica que se construyó en España, concretamente en el siglo XI. La belleza de la catedral también radica en su privilegiada ubicación; coronando la plaza porticada de la ciudad. 

En verano, podrás refrescarte en una de las numerosas terrazas de la zona y, en invierno, encontrarás estufas y mantas en todas las zonas exteriores, con lo cual el frío no será una excusa para calentar motores con algún buen vino de la zona. 

2. Alucina con los fosos de la Ciudadela de Jaca

Por supuesto no podemos pasar por la plaza porticada y por la ciudad sin visitar la Ciudadela que la preside. Esta gran fortaleza pentagonal está muy bien conservada y se puede visitar tanto por dentro como por fuera, de día o de noche. 

De hecho, el diseño de la Ciudadela de Jaca está derivado de la necesidad de responder eficazmente a los ataques de un ejército provisto de artillería. Por este motivo, su planta dibuja un pentágono regular; donde sus ángulos están reforzados mediante cinco baluartes artillados y las defensas avanzadas disponen del correspondiente foso perimetral, pasajes cubiertos, plazas de armas y glacis exterior.

Si te animas a rodearla, te espera un paseo de más de un kilómetro donde, si miras hacía el foso, verás a más de 15 ejemplares de ciervo. 

3. Pasea por un casco antiguo lleno de recuerdos medievales

El casco antiguo de Jaca se puede recorrer perfectamente paseando. Te recomendamos que des un paseo por la calle Mayor e investigues los rinconcitos llenos de encanto que esconden las callejuelas que la rodean. 

Tampoco puedes perderte el paseo de la Cantera, desde donde podrás avistar algunos pueblos vecinos y el memorable puente de San Miguel, construido en la Edad Media. Como curiosidad, desde cualquier punto de la ciudad podrás avistar el perfil del monte Oroel, actualmente una de las señas de identidad de la localidad. 

Por supuesto, en la ciudad de Jaca encontrarás una gran variedad de alojamientos rurales llenos de comodidades y encanto. Desde algunos más rústicos, otros de piedra y arquitectura típica, hasta algunos con decoraciones boho-chic. 

Todos ellos te brindarán la oportunidad de sentirte como en casa, pero con todos los lujos y comodidades de un hotel donde encontrarás calma, tranquilidad y una ubicación ideal para aprovechar al máximo tu escapada rural. 

4. Déjate seducir por la ciudad más dulce de Aragón

Sí, has leído bien. Y es que Jaca es la capital de la buena repostería. Durante tus paseos por la ciudad podrás ver numerosas pastelerías con apetitosos escaparates llenos de dulces de todo tipo. Te recomendamos que pruebes los lazos, un delicioso bocado de hojaldre y yema. 

Tampoco tiene desperdicio la trenza de Huesca, hecha con hojaldre y frutos secos; o los típicos dobladillos, que no es más que un bollo doblado sobre sí mismo y relleno de miel y canela; o el empanadico, una fina empanada rellena de deliciosa manzana o calabaza. 

Aunque estos son algunos de los dulces más típicos tampoco puedes perderte sus pasteles, algunos de los más típicos u recomendables son el conde, el jaqués, el chocolatero, el merengue o la breva de crema, entre otros. 

Sin duda, lo mejor es que te adentres en alguna de las múltiples pastelerías de la ciudad y te dejes llevar por tus instintos y gustos. Seguro que, escojas lo que escojas, ¡no te arrepentirás! 

5. Sorpréndete con la antigua Estación de Trenes Cafranc

A tan sólo 20 minutos de Jaca se encuentra la Estación de Trenes Cafranc. Nada más llegar, os sorprenderá la impresionante fachada del edificio, su interior (aunque actualmente no se puede acceder a él y sólo podrás espiarlo) y su parte trasera, que es un cementerio de viejos trenes de madera. 

Cafranc es uno de esos pequeños parajes llenos de encanto, de los que todavía no aparecen en las guías y muy raramente se visitan. Pero, precisamente por eso, todavía hoy conserva todo el fervor que contuvo antaño y toda la magia de un lugar que permanece inalterable a pesar del paso de los años. 

Si quieres realizar una visita completa, también por su interior, te recomendamos que contactes con la Oficina de Turismo de la zona. 

6. Saborea las mejores delicias de Aragón

La gastronomía en Jaca está muy ligada a la cocina tradicional aragonesa, a base de productos de temporada. Así pues, como hemos dicho antes, una de las especialidades gastronómicas más exquisita es la repostería jaquesa, considerada una tradición artesanal: condes, lazos, patatas de Jaca, coronitas de Santa Orosia, etc. 

Si en cambio eres más de salado, tu hora clave será el mediodía o el atardecer, cuando la ciudad se llena del tintineo de copas y tenedores repicando en los platos. Si visitas Jaca en octubre, vale la pena coincidir con el concurso de tapas y cazoletas; en el que más de 40 bares, tascas y restaurantes ofrecen a un precio muy asequible una muestra de sus especialidades preparadas para el evento. 

Verás como las carnes, los quesos, la trufa y los productos de huerta son los principales protagonistas de la mayoría de los platos y tapas que te encontrarás en tu ruta gastronómica.

7. Viaja en el tiempo en el Monasterio de San Juan 

Prácticamente incrustado en las rocas de la montaña, el Monasterio de San Juan está tan bien integrado a su entorno, que te será difícil saber dónde termina el edificio y donde empieza la roca. 

La zona ha sido declarada Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel y, entre los elementos más antiguos y cargados de historia, cabe destacar el Monasterio Viejo de San Juan de la Peña, una auténtica joya de la época medieval del siglo XI. El conjunto histórico-artístico de San Juan de la Peña se completa con el Monasterio Nuevo, del siglo XVII, también del periodo románico y lleno de encanto.