Vols eliminar "La Baronia de Rialb" dels llocs on has estat? No es poden eliminar valoracions de racons o de destinacions. No es pot treure el "Hi he estat" perquè tens publicada una Opinió sobre aquest lloc :)

La Baronia de Rialb es de aquellos destinos que sorprenden al visitante, al combinar naturaleza y patrimonio en un entorno rural. Situada a las puertas del Pirineo de Lleida, es ideal para disfrutar del silencio y de la actividad al aire libre en plena naturaleza.

 

La Baronia de Rialb está situada en la comarca más extensa de Cataluña, la Noguera, alrededor de la Sierra del Montsec y de la ciudad de Balaguer, la antigua capital del Condado de Urgell. Puerta de entrada del Pirineo catalán, la Baronia de Rialb es uno de los municipios del territorio Montsec que cuentan con el sello Starlight de la Unesco por ser uno de los lugares con el cielo con menos contaminación lumínica de la península ibérica.

 

Así mismo, su situación la convierte en un destino ideal para hacer de campo base para descubrir la Cataluña más auténtica: a poco más de una hora de Montserrat, se encuentra a sólo una hora y media de Port Aventura, de Sitges o de Barcelona.

 

Visitar la Baronia de Rialb es adentrarse en el mundo mágico de los barones y las princesas, hace ya mil años. Las hazañas entre el caballero Arnau Mir de Tost y los taifas andalusíes de Lleida convirtieron todo el Montsec en el paraíso del patrimonio medieval, con torres, iglesias, villas fortificadas, monasterios y castillos. Y a la Baronia de Rialb le tocó una parte importante del pastel: cuenta con nada más y nada menos que 23 iglesias de origen románico, siendo uno de los municipios con uno de los conjuntos más extensos de Cataluña.

 

El Río Segre es desde tiempos pasados un importante camino de peregrinación, y por este motivo, los monjes de Ripoll fundaron hace más de 800 años el Monasterio de Santa Maria de Gualter, un importante foco cultural durante la Edad Media. Aunque con el tiempo fue perdiedo su influencia.

 

El patrimonio vinculado a la Guerra Civil también es muy importante en la zona. El Frente del Segre convirtió la Noguera en campo de batalla desde abril de 1938 a enero de 1939. Y en la actualidad se han recuperado trincheras, observatorios, refugios o campos de aviación en toda la comarca. De hecho, el antiguo Monasterio de Gualter fue durante meses un polvorín del ejército republicano, y con la retirada se hizo estallar para inutilizar las armas que se guardaban. Esto configura una imagen única del antiguo cenobio benedictino, con su pintoresca iglesia sin techo, perdido durante la explosión.

 

La proximidad con Andorra convirtió el lugar en un importante paso de fugitivos que buscaban refugio y escondite mas allá de los Pirineos. Se ha recuperado uno de estos caminos históricos de evasión, el Camino de Pallerols de Rialb a Andorra, frecuentado también por gente que busca la espiritualidad, como durante la Edad Media lo hacían los peregrinos que recorrían el camino del Segre. Caminos históricos y caminos de alto contenido naturalista y paisajístico se encuentran en la Baronia de Rialb, que también es punto de inicio y final de etapa del GR-1, el camino que une el Mediterráneo con el Atlántico y una de las más importantes rutas de gran recorrido de España.

 

La gastronomía de la Baronia de Rialb es un reflejo de la cocina catalana de interior. Abundan los caracoles, la carne a la brasa, el cordero, el conejo, la miel, los productos de caza, y también, las famosas frutas de las huertas de Lleida, los vinos de la DO Costers del Segre, los quesos de cabra o las cervezas artesanas que elaboran en los municipios vecinos. La Baronia de Rialb es tierra de aceite de oliva, de embutidos, de huevos de gallinas de corral, de cocas y empanadas, pero sobre todo, de trufa. La cocina de la trufa ha convertido este oro negro en el protagonista de todos los restaurantes de la región.

 

La oferta de alojamiento de la Baronia de Rialb es muy variada, con alquileres para grupos más pequeños o más grandes, que destacan por su entorno privilegiado, en medio de la naturaleza. Encontraréis varias tipologías: desde antiguas escuelas convertidas en alojamiento hasta un pequeño hotel rural ubicado en una antigua piscifactoría. Y destacan sobre todo las antiguas masías catalanas de piedra, de una gran calidad, y con capacidad para grupos numerosos y para acoger eventos y celebraciones.

 

La gente de la Baronia de Rialb forma parte del encanto de este territorio de leñadores, agricultores, ganaderos y cazadores. Una zona donde la población vive diseminada en masías. Sus vecinos son personas de una fuerte personalidad, y amantes de las tradiciones. Y cuando se encuentran, lo celebran con grandes fiestas y romerías, però también, conciertos dentro de los templos medievales. Destaca una fiesta: el Rancho de Gualter, una comida popular en la plaza mayor el martes de carnaval.

 

VIERNES POR LA TARDE

El viernes por la tarde os invitamos a hacer una ruta que combine el patrimonio cultural y natural. Empezamos descubriendo el dolmen de Sols de Riu, situado junto al embalse de Rialb. Es un monumento megalítico que originalmente tenía una función funeraria, sin duda, uno de los monumentos más mágicos de la Baronia de Rialb.

 

El itinerario continúa en la Torre de Rialb, una pequeña aldea  convertida en uno de los miradores más bonitos del embalse. Cuenta con una de las iglesias más singulares de la Baronia, la iglesia de Sant Iscle y Santa Victoria. Dice la leyenda que los hermanos Acisclo y Victoria fueron dos hermanos cristianos de Córdoba, que en tiempos del imperio romano fueron perseguidos por sus creencias religiosas. Sus hazañas y martirios pueden contemplarse en el retablo gótico policromado de Sant Iscle y Santa Victoria de la Torre, hoy conservado en la iglesia del pueblo vecino de Politg. La visita a Politg nos permite también disfrutar de esta pequeña villa closa de origen medieval, con sus casas de piedra, y sus calles adoquinadas, donde todavía se puede ver en plena calle el antiguo horno comunal de los vecinos.

 

SÁBADO POR LA MAÑANA

Empezamos el día en el río Rialb, una de las principales atracciones de nuestro destino, ya sea en la parte central haciendo barranquismo, o en la parte baja haciendo senderismo y disfrutando de la flora y fauna de este espacio natural. Si la época del año lo permite, el premio para los excursionistas será el baño en las pozas naturales del río. Se trata de las bañeras en la roca de aguas cristalinas del río Rialb, que os invitan a bañaros en un entorno idílico, respetando el entorno natural, la fauna y la flora de baja montaña.

 

Si sois de actividades de aventura en grupo, estáis de suerte con el Forat de Buli, un barranco de iniciación, sin rappels, por lo que no se necesitan conocimientos previos. Hay que ir, eso sí, bien equipados con vestido neopreno y casco, por lo que os recomandamos de disfrutar de la actividad con la ayuda de alguna de las empresas que ofrecen la actividad guiada, alquilan todo el equipamiento necesario, y os acompañan con vehículo hasta el punto de salida y el punto de llegada. Durante el itinerario, ideal para hacer en pareja o en grupo, podréis acceder las diferentes pozas de este pequeño paraíso natural.

 

Tras el descenso tendremos que recuperar fuerzas. Poponemos hacerlo en el restaurante Rialb, situado en Gualter. Un restaurante joven que combina la cocina de autor con los productos kilómetro cero de proximidad.

 

SÁBADO POR LA TARDE

La Baronia de Rialb es conocida por su patrimonio medieval. Destacan dos iglesias que son patrimonio nacional, el antiguo Monasterio de Santa Maria de Gualter, y la iglesia de Santa Maria de Palau. Os invitamos a visitarlas dentro de las visitas guiadas que se ofrecen desde la Oficina de Turismo, para no perderse ningún detalle de los secretos del monumento, y a la vez conocer las vicisitudes que los convierten en espacios únicos y llenos de historia.

 

Empezaremos la tarde en el Monasterio de Santa Maria de Gualter, muy cerca del Restaurant Rialb. El antiguo monasterio, fundado por la orden benedictina como hospedería vinculada al Camino de Santiago del Segre, se caracteriza por haber perdido el techo de la iglesia durante la Guerra Civil. Todavía conserva una parte de su importante claustro románico testimonio de siglos de vida monástica. En la actualidad la antigua sala capitular se ha convertido en oficina de turismo, y el antiguo dormitorio de los monjes, el calefactorio y la biblioteca, son hoy las dependencias del ayuntamiento.

 

Si desde el Monasterio cogemos la carretera C-1412b dirección Tremp, en un cuarto de hora llegaremos al pueblo de Palau de Rialb, con su iglesia de Santa Maria de Palau. Un templo de planta basilical, con tres naves, con arquerías ciegas y bandas lombardas propias del primer románico. Quien fué presidente de la Mancomunidad de Catalunya e importante arquitecto modernista, Josep Puig i Cadafalch, dijo de esta iglésia que era uno de los diez templos más representativos del románico catalán, que no es poca cosa, destacando la pureza y perfección de su estilo.

 

Como otras iglesias de la zona, la de Palau de Rialb se quedó sin campanas hace ochenta años porque estas fueron fundidas para hacer armas. Por ello, terminada la guerra, los vecinos colgaron un casco de obús en el lugar de la campana, y todavía hoy hace la función de las campanas. La iglesia cuenta en su interior con unas pinturas poco habituales en la arquitectura catalana. Se trata de unos frescos de estilo renacentista, de unos 500 años de historia, que están pintados encima de los frescos románicos originales, de unos mil años de historia.

 

Para cenar le sugerimos desplazarse hasta la ciudad de Ponts, mercado principal de la zona. La ciudad cuenta con una importante oferta gastronómica para conocer la cocina local.

 

DOMINGO POR LA MAÑANA

Si el sábado disfrutamos de la práctica deportiva por el río Rialb, el domingo por la mañana os proponemos disfrutar de la práctica deportiva en el embalse de Rialb, sustituyendo las aguas bravas por las aguas tranquilas.

 

El embalse de Rialb es uno de los principales atractivos de la región. El último gran embalse construido en Cataluña, durante los años noventa, una obra inicialmente controvertida, pero que ha permitido la reactivación económica de la zona, aparte de dotar la Baronia de Rialb de numerosos miradores para disfrutar de unos paisajes de postal, entre los que destacamos el mirador de Gualter, el mirador del Área del Dolmen y el mirador de la Torre de Rialb.

 

Dos empresas ofrecen todo tipo de actividades alrededor del embalse, desde alquiler de embarcaciones motoras sin conductor hasta la práctica del kayak, o el paddle surf, sin olvidar la banana arrastrada por una lancha motora, que es la diversión estrella de los más jóvenes. Toda la información de las actividades ofertadas a lapicatrips.com o en clubnauticsegrerialb.com

 

Para los que busquen una alternativa más suave a los deportes náuticos del embalse, os proponemos una excursión alrededor del núcleo de Pallerols de Rialb. Os proponemos ir hasta ese núcleo para coger la ruta senderista del Camino de Pallerols a Andorra, en todo momento señalizada. En media hora llegamos a una antigua cabaña de carboneros en medio del bosque, la cabana de Sant Rafel, totalmente recuperada, que nos permite recordar la vida de antaño, y que fue refugio de fugitivos camino del exilio durante la Guerra Civil.

 

Os proponemos terminar el fin de semana yendo a comer, ya sea a los restaurantes de Peramola si se opta por ir dirección Andorra, o bien a los restaurantes de Gualter o Ponts, si hay que iniciar el camino de regreso a casa.

 

No te pierdas una visita a la Baronia de Rialb, ya que ha sido seleccionado como uno de los mejores pueblos para hacer turismo rural.

Veure'n més

Població:



Com arribar-hi


Sigues el primer en opinar